miércoles, 15 de agosto de 2018

EL LADO OSCURO QUE NADIE QUIERE CONOCER SEGÚN EL SIGNO DEL ZODÍACO

En la astrología, por lo general, sólo se habla de los lados buenos de cada signo del zodíaco. Por ello, muchas veces podemos pensar que todas las personas son inteligentes, bondadosas y muy amigables.  Sin embargo, los signos zodiacales también tienen un lado oscuro y que nadie quiere conocer. 

ARIES
Los Aries pueden tornarse nerviosos e irritables cuando las cosas no salen como ellos quieren. En pocas palabras, hay que tener mucho cuidado con sus ataques de rabia; dado que detrás de sus argumentos y exigencias, se esconden muchos caprichos.


TAURO 
 Tauro puede llegar a ser muy materialista, egoísta y avaro. Por ello, pueden tener ojos solamente para su comodidad. Igualmente, se centran mucho en su propia imagen y trataran de ocultar sus defectos a toda costa. Ten mucho cuidado con su aparente perfección.

 GÉMINIS
 Se dice que son curiosos sobre todo y adaptables. No obstante, estas dos características pueden desembocar muchas veces en una falta de concentración y de interés por una causa. Es normal que los que se dejen llevar por su energía abrumadora y empiecen muchos proyectos, pero no terminen ninguno; dado que se aburren con facilidad de un tema en específico.  

CÁNCER
 Los Cáncer son excesivamente emocionales. Su vida se basa en sus emociones y en el afecto que sienten hacia los demás y el que reciben. Por tal razón, suelen ser muy temperamentales y es difícil saber cómo reaccionarán. Ten cuidado porque guardan muchos rencores.

 LEO
 Los Leo tienen muchos problemas para corregir sus errores dada la gran confianza que se tienen. Aunque son líderes natos, debes mantener una distancia cuando notas que son egocéntricos y están llenos de sí mismas. Necesitan atención constante, ser venerados, sin lo cual se desvanecen, se marchitan y mueren.

 VIRGO
 Virgo es uno de los signos más analíticos del zodiaco, el problema con esto que, en ocasiones, pueden pasar toda su vida analizando las ventajas y desventajas de un proyecto y nunca emprenderlo por miedo a no lograrlo o por simplemente degustar demasiado de su análisis. Si no son conscientes de este problema, un virgo podría nunca brillar en su vida.

 LIBRA
 Como siempre están buscando un balance en todos los aspectos de su vida, a los Libra les cuesta mucho trabajo tomar a una decisión definitiva; porque piensan en todas las posibles consecuencias, en pocas palabras pasan más tiempo pensando en lo que les gustaría hacer que llevando sus planes a la acción. 

 ESCORPIO
 Escorpio tiene una mala reputación en muchos sentidos, pero no todo lo que se dice de ellos es cierto. Sin embargo, es mejor tener mucho cuidado cuando un escorpio se ha dejado llevar por su lado oscuro, dado que es uno de los peores. Detrás de su carisma y aparente buena vibra, se esconde una gran crueldad y falta de tacto al lidiar con situaciones que les resulta desagradables.

 SAGITARIO
 Aunque la honestidad es una de las virtudes más grandes que pueda haber, los Sagitario pueden llegar a equivocarse por su falta de tacto y exceso de valoración a esta virtud. Su brutalidad al decir la verdad puede hacerlos caer en la imprudencia o que puede lastimar con sus palabras sin siquiera notarlo.

 CAPRICORNIO
Los Capricornios son personas muy responsables y comprometidas con sus ideales. Lamentablemente, estas mismas virtudes pueden llegar a convertirlos en seres herméticos, sin ambiciones fuera del ámbito intelectual e incluso muy aburridos.
ACUARIO

Los acuarianos tienen un lado un poco elitista. Quieren ser especiales, únicos, y tienen tendencia a menospreciar a los demás porque son, dicen, "demasiado comunes, poco originales". Lo curioso es que toda su vida parece estar dedicada a esto: intentar ser únicos y originales. Situación que puede llevarles a ser un poco aburridos.

 PISCIS
 ¿Creías que eran perfectos? Pues no, de hecho, tiene problemas para soportar las bromas. Son hiper-sensibles y fácilmente puedes herir sus sentimientos. Su aparente dulzura y generosidad esconde, en ocasiones, una total falta de firmeza y, sobre todo, de carácter.

 Todos tenemos defectos y un lado oscuro con el que estamos en una constante batalla, nunca te descuides y trata siempre de sacar la luz que hay en ti.

martes, 17 de julio de 2018





SIETE PALABRAS MÁGICAS


Estas son 7 palabras que deberíamos incorporar más en nuestro vocabulario, pero más aún, en nuestra hacer cotidiano. Muchas veces queremos que nuestras vidas sean mejores, sean “mágicas”, pero no estamos yendo en el camino correcto que nos haga experimentarlo.

Primero que todo, tenemos que ser conscientes de que estamos desviados del camino, un sólo movimiento que nos lleve hacia el correcto y puede que empecemos a ver eso que realmente deseamos. Revisa las siguientes palabras mágicas que le darán sentido a tu vida si las haces conscientes cada día.

1. Muévete
Mueve tu casa, tu cama, tu cuerpo. Camina, recorre los lugares que amas y visita aquellos que aún no has conocido, renueva tus espacios, planta flores nuevas, recorre la vida de otra manera, distinta a lo que has hecho hasta ahora. Sal de la rutina del trabajo, las relaciones y los patrones de vida.

Cambia tu perspectiva, aléjate de aquellas cosas que te dañan y que ya no son aporte en tu día a día, y sí, acércate a quienes te aprecian, te hacen sentir cómodo y aceptan toda tu autenticidad, a quienes te aman tal como eres. No necesitas hacer grandes recorridos para hallar aquello que te hace vibrar, a veces moviendo pequeñas piezas y ordenando las cosas, aparecen las nuevas oportunidades y los nuevos renaceres.

2. Toca
Toca tu cuerpo, toca a los que amas. Abraza a aquellos que no has abrazado, a quienes sientas lo necesitan, incluso a aquellos que ponen distancias al contacto físico, lo más probable es que sea quien más necesite el calor del contacto. Toca las flores de tu jardín, toca los animales que pasan por tu vida, toca aquellos objetos que adornan tu día, que te traen paz y bellos recuerdos.

Toca un instrumento musical, aunque sea sólo para jugar con la música, verás como al hacerlo cantar, hará vibrar tu corazón. Toca los árboles, toca el pasto recién mojado, toca la suave arena de la playa, las rocas, el agua. Si el contacto te es ajeno, toca, no lo aplaces ni un día más. Si por el contrario, el tocar te es familiar, afianza esa virtud, úsala para que la vida sea más grata para ti y para quienes alcances con tus manos. Tocar es en la cercanía, una manera de concretar el afecto, el amor.

3. Escucha
Siéntate en silencio y entérate de todo lo que está allí, a tu alrededor, para ser escuchado. Todos aquellos sonidos a los que jamás le has puesto atención, están esperando que los reconozcas. Deleitate con el cantar de los pájaros en las mañanas. Escucha aquellas canciones que hace que tu piel se estremezca. Escucha las olas del mar jugueteando con la playa. Escucha la voz de los que amas, la dulce voz de tu hijo, las amadas melodías de tu amante, la voz ya algo cansada, pero llena de historias de quienes nos ganan en años.

Escucha al otro, en todos sus detalles, es un arte el hacer sentir a alguien escuchado. A veces basta con ese gesto, para ayudar, para aplacar ansiedades, para calmar dolores, por lo tanto, sé generoso y escucha con el corazón. Oye el susurro del viento entre las hojas de los árboles, oye la música de la naturaleza entera, es la música de la tierra.

Pero por sobre todo, escúchate a ti. Tu sabio interno, tu alma fiel compañera. Esa que tiene la palabra exacta que necesitas oír. Allí están las respuestas, allí está la verdad. Escucha a tu corazón, que tiene un idioma tan diferente, pero que siempre sabemos exactamente lo que nos quiere decir, cada latido, es un mensaje de vida y una confirmación del amor.

4. Siente
Sin miedo, nada te puede herir, no pierdas la oportunidad de sentir todo aquello que te da la vida, que te hace humano, que te hace único. Siente en pleno, en todo lo que eres, aquello que te recorre, cada experiencia. Gozo, frío, dolor, hambre, pena, alegría, paz. No juzgues, solo siente.

Cada una se estas sensaciones tienen mensajes para ti, y oportunidades de hacerte un ser más completo. No rehuyas la experiencia, no rehuyas el vivirla a fondo. Siente el amor hasta que tu corazón se rinda. Siente el cuerpo del que amas, su olor, su calor, sus detalles. Siéntete, tus latidos, tu respiración, como reacciona tu ser a cada cosa que vive. Siéntete y arrúllate en ese sentir, esa es la vida que te abraza, eso es esta experiencia física, un festival de sensaciones que te dan la bienvenida.

5. Confía
Tú sabes que eres parte de algo extraordinario. Si puedes reconocer la maravilla que es la vida manifestada, entonces confía en que esa sabiduría inexplicable, es un gran poder amoroso, que teje todas estas historias. Y que detrás de ella hay una presencia ilimitada, desconocida quizás, pero tan cercana. Ante tanta perfección, no queda más que confiar.

Confía en los flujos de la realidad, en los caminos que nos llevan a aquello que necesitamos, para retomar lo que en verdad somos. Confía en que nada es casual, en que todo es un aprendizaje. Confía en esa mano que silente nos empuja a nuestra maestría. Y por sobre todo, confía en ti, en tu poder personal, en la voz de tu intuición. Aquello que resuena en tus oídos, eso es lo que debes hacer, confía. Aquello que se te repite una y otra vez, es lo que debes realizar, confía. Aquello que no puedes dejar de vivir, es justo lo que la vida te presenta para crecer, confía. Aquello que sientes palpitar en tu ser, es todo aquello que te espera, para ser encontrado, confía. Aquella voz que en susurros, te muestra con exactitud lo que necesitas ver, es la voz de Dios, confía.

6. Entrega
Lo mejor de ti, todo aquello que haces tan bien. Tus maravillosos dones, tu  cálida sonrisa, la caricia oportuna, la palabra que anima. Da tu compañía, tu presencia, tu energía. Entrega tu tiempo como un regalo, tu miradas de empatía, tu contagiosa esperanza. Entrega tus ganas de vivir, para despertar al que está desanimado. Entrega esa caminata de la mano, de quien te ha elegido, de ese quien tú has escogido. Entrega ricas comidas, preparadas con la sal del amor. Entrega reuniones que son, un homenaje a la amistad, al compartir. Entrega el silencio que insta, a que el otro se exprese. Da una palmada de cariño, un recorrido por la alegría, un paseo hacia el re-encuentro, un gesto de bienvenida.

7. Recibe
Cada regalo que te ofrece el destino. Recibe las experiencias de los aprendizajes que vibran en ti y que te buscan sin condiciones. Recibe los elogios, que te impulsan a continuar. Recibe cada ofrenda de tu hermano, de cada amanecer, de cada vivencia, de todo cuanto te toca con su mano mágica. Recibe el amor a manos llenas, para que lo des a manos llenas. Recibe la melodía de la naturaleza, la luz del sol que te saluda cada mañana. Recibe la compañía de los que amas, tan incondicional. Recibe con amor, todo cuanto eres. Recibe con una sonrisa la música, los colores, los aromas y los sabores de la vida. Recibe sin apelar, sólo con agradecimiento. Recibe con humildad, aquella que te hará entregarte con la misma devoción. Recibe agradecido, emocionado, lleno de asombro y certeza, cada regalo de esta vida.

Fuente: Consejos del Conejo

lunes, 9 de octubre de 2017



Vivir en la Crítica y el Juicio 

 No es más feliz el que juzga y critica sino el que acepta y tolera. 

No hace falta ni tan siquiera comprender, solo aceptar.

Alguien preguntó ¿Por qué mi vida es tan gris? ¿Por qué sufro tanto? ¿Por qué me siento injustamente tratada por la vida? ¿Por qué Dios no me ayuda?
Alguien contestó: ¿Cómo son tus pensamientos? ¿Qué piensas de ti? ¿Qué concepto tienes de los demás? ¿Vives la vida como quieres y sientes, o lo haces según crees que debes vivirla? ¿Qué condiciones te has impuesto para ser feliz? ¿Crees que la felicidad tiene un precio?
Muchas veces las respuestas vienen en forma de más preguntas, que nosotros siempre podemos responder.
Vivir continuamente en la crítica y en el juicio nos lleva directamente a la vida gris y al sufrimiento. Siempre tendemos a criticar la actitud ajena por no ser como la nuestra, pero también nos autocriticamos por no haber hecho las cosas como otros querían. Juzgamos a personas,  estilos de vida,  países, pensamientos, ideas…hasta juzgamos a Dios, creemos que no es perfecto y que nos debe explicaciones a las dificultades de nuestras vidas. Aunque pensemos que culpando a los demás, incluso a Dios, nos liberamos de nuestra  responsabilidad en la vida, estamos equivocados, porque quien juzga al prójimo o a Dios, se juzga a sí mismo.
No podemos comprenderlo todo desde nuestra mente limitada, debemos ampliar nuestra capacidad de comprensión desde nuestro corazón, aceptando que estar en esa constante actitud  de crítica y  juicio nos debilita y que no nos conduce hacia nuestros deseos, ni a vivir en la paz que todos nos merecemos, y que Dios, ese Ser al que juzgamos o negamos, quiere que sintamos. Si queremos ser felices tendremos que ser flexibles, no endurecer nuestro pensamiento hasta convertirnos en piedras ásperas y grises. La verdadera fortaleza se encuentra en la flexibilidad. Hay que seleccionar los pensamientos, no luchando contra ellos sino aceptando que circulan por nuestra mente y que los podemos reconocer y dejarlos pasar, para que su lugar lo ocupen pensamientos de aceptación y tolerancia, libres de condiciones, pudiendo así, vivir en constante amor.
No es más feliz el que juzga y critica sino el que acepta y tolera.
No hace falta ni tan siquiera comprender, solo aceptar.

Fuente:
https://www.facebook.com/Unas-horas-de-Luz-

miércoles, 27 de septiembre de 2017

 QUÉ ES MUNAY-KI ?



 Munay Ki (una frase procedente del Quechua que puede entenderse como “Sé Quién Tú Eres”) es una iniciación en ritos vinculados con la tradición andina de América de Sur, recuperados y transmitidos a occidenteo por el Dr. Alberto Villoldo después de su conviviencia con los guardianes de la sabiduría de las Americas, los Quero.
Los ritos del Munay-Ki han sido vivenciados con diferentes estilos por distintas culturas, ya que proceden además de la suma de las miradas de varias culturas que los practicaron durante milenios. Su origen se sitúa en ritos iniciáticos del Valle del Indo y sus portadores los trajeron a America a través del Estrecho de Berrín durante la era glacial hace unos 30,000 años. Estos valientes viajeros son conocidos como los Laikas: Guardianes de la Tierra del presente, pasado y futuro.
"Los Laikas siempre han sido hombres y mujeres ordinarios viviendo vidas extraordinarias".

A lo largo de los años y de las diferentes culturas vinculadas, los ritos fueron enriqueciéndose y aumentando su poder.

El Munay Ki contiene los códigos de la humanidad libre de miedo y en comunión con la naturaleza, en armonía con el espíritu y con su divinidad trascendental. Durante los ritos, se realizan iniciaciones que entregan al iniciado las semillas para germinar, cultivar, utilizar y transmitir, como el ciclo de la vida mismo.

Al iniciarnos en Munay Ki, nos convertimos en Guardianes de la Tierra, hermanándonos con todos los que nos precedieron en el camino y los seres sensibles de intención sincera y corazón abierto contemporáneos, mediante la incorporación de los códigos en nuestro cuerpo de luz en forma de semillas, que al germinar nos permiten una convivencia amorosa con todos los seres sintientes, sin violencia y con sinceridad y respeto.

Munay Ki produce una realineación sanadora que reprograma a través del amor puro de sus enseñanzas, a la vea que nos invita a crecer en poder, visión y sabiduría


Los diez ritos iniciáticos son:


1) Hampe o rito del sanador
2) Chumpi o bandas de poder
3) Ayni o rito de la armonización
4) Kawak o rito del vidente
5) Pampa mesayok o guardián del día
6) Alto mesayok o guardián de la sabiduría
7) Kurak akuyek o guardián de la Tierra
8) Mosok o rito del Porvenir
9) Taitanchis rantis o rito del Creador/a
13) El Rito del Útero.

Cada uno de estas iniciaciones siembra una semilla con el potencial completo del rito tal como cualquier semilla que requiere amor, alimento, dedicación y tierra propicia para desarrollarse. Es tarea de cada persona que recibe estos ritos germinar la semilla y alimentarla hasta que el rito alcance su potencial completo.